Mamá...¡me pica la cabeza!

Los niños vuelven a clases y con ellos muchas veces la pediculosis. ¿Qué es? ¿Cómo combatirla? ¿Cómo prevenirla y cuidar a nuestros chicos?

Mamá...¡me pica la cabeza!

Mamá...¡me pica la cabeza!
¿Qué es la pediculosis?

Es una infestación por piojos. Estos pequeños insectos sin alas viven en la piel humana, se alimentan con sangre a través de una trompa chupadora y se fijan fuertemente al cabello por medio de sus tres pares de patas con uñas. Suelen localizarse detrás de ambas orejas y en el punto medio de la nuca que son las zonas de mayor temperatura de la cabeza.
Cada hembra coloca por día entre 10 y 20 huevos o liendres. Estos huevos maduran entre los 6 a 7 días de colocados, formándose nuevas generaciones de piojos.
El piojo pica el cuero cabelludo inyectando una sustancia irritante que facilita el mayor flujo sanguíneo para su aspiración. Esta picadura produce un prurito intenso que obliga al rascado, con la consecuente herida del cuero cabelludo que deja la puerta abierta para la entrada de diversas infecciones.

Contagio y diagnóstico

El piojo no salta ni vuela. Su difusión puede darse por contacto directo o a través de prendas y artículos personales contaminados como sombreros, gorras, peines, cepillos, secador de accesorios, auriculares, almohadas y juguetes o muñecos de peluche. Por eso es tan importante limpiar bien estos elementos una vez que se ha detectado que están infectados.
Los síntomas más comunes de la pediculosis son una intensa picazón, erupciones cutáneas generalizadas e inflamación de las glándulas del cuello. 
Para comprobar si nuestro hijo está infectado es recomendable disponer de intensa luz solar. Las liendres son como conitos invertidos perlados, de aproximadamente 5 milímetros de largo, color gris amarillento cuando tienen pocos días de vida y marrón oscuro cuando están por incubar. Las mismas están muy adheridas al pelo porque las hembras las pegan con una sustancia quitinosa. Las que se encuentran a más de 5 centímetros del cuero cabelludo ya están vacías y toman un color blanquecino.
Por su parte, los piojos son muy difíciles de ver. En general se desplazan muy rápidamente y le huyen a la luz. Por eso podemos servirnos de una lupa para encontrarlos. De todos modos, si hemos detectado liendres estemos seguros de que hay también piojos.

Tratamiento

La regla básica para combatir la pediculosis es la prevención. En las niñas sujetar el cabello o peinar con trenzas y en los niños mantener el cabello corto. Enseñarle a nuestros hijos a no intercambiar gorros, hebillas o bufandas. Fundamentalmente, pasar el peine fino luego de cada lavado del cabello para detectar si hay liendres o piojos.
Para eliminar las liendres es necesario ablandar la capa de quitina que las envuelve con vinagre blanco y recién después desprenderlas con el peine fino. Es muy importante realizar el tratamiento a todo el grupo familiar para evitar que continúe la cadena de contagios.
Para matar al piojo se pueden utilizar piojicidas químicos poco tóxicos, como la permetrina al 1%, o preparados caseros. De todos modos, es importante pedir la aprobación del pediatra para usarlos puesto que él conoce las características físicas de nuestro hijo. Hay muchos niños que son alérgicos a alguna sustancia y puede ser peor el remedio que la enfermedad. En la mayoría de los caso se recomienda repetir el tratamiento a los siete días de realizado el primero.
Junto con el tratamiento lavar la ropa, sábanas y accesorios como gorros y bufandas con agua bien caliente y desinfectar los peines con agua hirviendo durante diez minutos o lavarlos con la loción piojicida. Pasar la aspiradora en sillones y butacas del automóvil y lavar los juguetes de uso diario.

Trucos caseros

Para prevenir la pediculosis enjuagar el pelo con una medida de vinagre blanco y dos de agua o, si el niño tiene más de 5 años, pasarle por el cabello un preparado de alcohol fino y palo amargo. 
Para ablandar las liendres hervir romero en agua, dejar enfriar y pasar la preparación con un algodón sobre el cuero cabelludo, mojar bien y peinar con peine fino.
Para matar los piojos aplicar 3 cucharadas de aceite de oliva y 3 de aceite esencial de lavanda y cubrir la cabeza con una gorra de ducha durante dos horas. Repetir la operación durante 3 días.
Para combatir la picazón causada por la pediculosis mezclar algunas gotas de aceite del árbol del té en el champú y aplicar con algodón directamente sobre el cuero cabelludo.
Tengamos en cuenta que debemos ocuparnos pero no obsesionarnos con la batalla contra la pediculosis. Evitemos que nuestro hijo, finalmente, sienta vergüenza o culpa y se resista a asistir a la escuela o a jugar con sus amigos.

Comentarios, experiencias, opiniones, referencias e informacion adicional en relacion a: Mamá...¡me pica la cabeza!

Si queres compartir con nosotros alguna experiencia u opinión relacionada a este artículo, podes hacerlo desde aquí:

Buscar colegios, escuelas y jardines cerca de mi casa, hogar o trabajo en Argentina  

Información importante para usuarios y establecimientos educativos:

Escuelasyjardines.com.ar realiza diariamente un gran trabajo de recopilación de datos para ofrecer a los usuarios información precisa acerca de los establecimientos educativos tanto privados como estatales de Argentina. En caso de encontrar algún error en la información provista o agregar datos relevantes de la Institucion, le pedimos que nos envíe un mail a info@escuelasyjardines.com.ar. Fuente: Ministerio de Educación de la República Argentina.